Yedra cumplió 11 años esta semana y para celebrarlo hemos decidido hacer un cumple diferente. ¿Qué podríamos hacer con 6 niñas de 8 a 13 años?, pues nada más y nada menos que enseñarlas a hacer ganchillo.

   Es sabido por muchos que el ganchillo puede llegar a ser una terapia, para relajarse, para entretenerse, para conversar tranquilamente con unas amigas, para no pensar en otras cosas,…

   Hemos comenzado leyendo el patrón. ¡¡ La mayoría no había cogido un ganchillo en su vida!!

foto1

   Y rápidamente nos hemos puesto manos a la obra. Al principio con un poco de miedo, de torpeza, pero en seguida,…ya veréis,…

   Primero, Pilar de Costurea y yo, les hemos enseñado a coger el ganchillo y la lana y después, hemos seguido con la cadeneta. ¿Caras de desesperación, manos liadas …?, algunas, pero la verdad, es que al cabo de 5 minutos ya estaban viento en popa.¡Cadeneta superada!

foto3    

   Como la idea era hacer un cuello (Yedra había escogido un color para cada una de sus amigas pensando en sus preferencias y el que le quedaría mejor), seguimos avanzando con la técnica del ganchillo: punto bajo y punto medio. Tuvimos que convencerlas al principio de que , aunque pareciese difícil, luego les iba a pasar como con la cadeneta, lo harían casi sin mirar. Y así fue, ..

  foto4foto5

Y claro, lo que no podía faltar en un cumple, la tarta y el cumpleaños feliz…

foto6

   Pasaron una tarde diferente y aprendieron a a hablar y «ganchillear» a la vez, al final no había quien las moviese, querían acabar el cuello sí o sí.

foto7

Antes de despedirse, ya estaban pensando en qué hacer el próximo viernes que se reuniesen: una funda para el móvil, el estuche para la flauta, pulseras,…, un montón de proyectos, una afición muy sana y una forma de pasar la tarde con amigas muy apetecible. Nos veremos pronto porque seguro que este nuevo club de «ganchilleadoras», se reunirá muy pronto…

Un consejo: no pasa nada si nunca has tejido, te invito a que quedes con una amiga o amigo, con tu madre o con tu hija, …compra una lana bonita y ten preparada una buena merienda. Con un buen tutorial y ganas de pasarlo bien, te sorprenderá los buenos ratos que pasas tejiendo y en buena compañía, ¡qué más se puede pedir!.

¡ Hasta pronto!

costurea